Read synchronized with  English  German  Italian  Russian 
Fausto.  Johann Wolfgang Goethe
Capítulo 17. JUNTO A LA FUENTE
< Prev. Chapter  |  Next Chapter >
Font: 

(MARGARITA y LISA con sus cántaros.)

LISA

¿Has sabido algo de Bárbara?

MARGARITA

¡Ni palabra! No frecuento a mucha gente.

LISA

Pues Sibila me lo ha contado hoy. Ha acabado por dejarse seducir. Esto es lo que trae tanta presunción.

MARGARITA

¿De verdad?

LISA

¡Ya huele! Ahora alimenta a dos cuando come y bebe.

MARGARITA

¡Ay!

LISA

Así se ha llevado su merecido. Tanto tiempo colgada de aquel mozo. Muchos paseos, mucho llevarlo al baile y que ella sería en todo la primera. Siempre la convidaba a vino y pastas. Ella se regodeaba en su belleza; a la descarada no la avergonzaba aceptar regalos de él. Imagino un beso, luego una caricia, y así perdió la flor.

MARGARITA

¡Pobrecilla!

LISA

Y la compadeces... Mientras nosotras nos quedábamos hilando y nuestra madre, de noche, no dejaba que bajáramos a la calle, ella estaba dulcemente apoyada en la puerta de su casa y luego, en el pasaje oscuro, el tiempo no se le hacía largo. Pues que se humille y haga penitencia con su sayo de perdida.

MARGARITA

Seguro que él la hará su esposa.

LISA

¡Sería un tonto entonces! Un chico despierto todavía podría tener mucho juego en otro lugar. Por lo demás, se ha marchado.

MARGARITA

Eso no está bien.

LISA

Aunque le atrape, le irá mal. Los mozos la despojarán de su guirnalda y las mozas le pondremos paja en la puerta

MARGARITA (Volviendo a casa.)

¿Cómo podía yo antes criticar tan tranquila los pasos en falso de una pobre chica? Creía que era vergonzoso, y cuando pensaba en ello, más vergonzoso me parecía; me parecía negro. Entonces me santiguaba y me enorgullecía. Ahora yo estoy llena de ese pecado. Pero, Dios, lo que a él me llevó, era tan bueno y agradable.