Read synchronized with  English  Russian 
Tárzan de los monos.  Edgar Rice Burroughs
Capítulo 8. El cazador en la enramada
< Prev. Chapter  |  Next Chapter >
Font: 

A la mañana siguiente, tras la nocturna ceremonia del Dum-Dum, la tribu emprendió despacio el camino de regreso hacia la costa, a través de la jungla.

Dejaron el cadáver de Tublat tendido en el punto donde cayó, porque el clan de Kerchak no se comía a sus propios muertos.

Era una marcha tranquila y los monos aprovechaban para, al paso, buscar alimento. Encontraban en abundancia palmitos, ciruelas grises, pisang, frutos de escitamíneas, piñas silvestres y, en ocasiones, pequeños mamíferos, pájaros, huevos, reptiles e insectos. Abrían las nueces partiéndolas con sus fuertes quijadas o, si resultaban demasiado duras, golpeándolas con dos piedras.

La vieja Sabor se cruzó una vez en su camino y los obligó a escabullirse hacia la seguridad de las altas enramadas de los árboles, porque si el felino respetaba la superioridad numérica y lo afilado de los colmillos de los monos, éstos tenían en idéntica estima la cruel y temible ferocidad de la leona.

Tarzán estaba sentado en una rama baja, directamente encima del majestuoso y cimbreante cuerpo que avanzaba silenciosamente a través de la densa jungla. El muchacho arrojó una piña a la vieja enemiga de su tribu. El gran felino se detuvo en seco, dio media vuelta y observó la figura que, desde lo alto, se le mofaba provocadoramente.

Sabor sacudió un trallazo al aire con la cola y enseñó los amarillentos colmillos. Frunció los labios al lanzar un escalofriante rugido y en sus hocicos se formaron profundas y amenazadoras arrugas mientras los malévolos ojos se entrecerraban hasta quedar reducidos a dos estrechas líneas que despedían furia y odio a raudales.

La fiera erizó las orejas, clavó su mirada en las pupilas de Tarzán de los Monos y dejó oír un reto discordante y furibundo.

Desde la seguridad de la rama, el muchacho-simio correspondió con la temible respuesta de los de su especie.

Durante varios segundos ambos permanecieron contemplándose en silencio y, al final, el enorme félido continuó su marcha a través de la selva, que lo engulló como el océano absorbe un guijarro que le arrojen.

Pero en la mente de Tarzán surgió el embrión de un gran proyecto. Había acabado con la vida del feroz Tublat, de forma que ¿no era un poderoso luchador? Ahora seguiría el rastro de la astuta Sabor y la exterminaría de modo similar. Sería también un formidable cazador.

En las profundidades de su corazoncito inglés latía el anhelo de cubrir con ropas su cuerpo desnudo, porque las ilustraciones de los libros le habían demostrado que los hombres se vestían, mientras que los micos, los monos y todos los demás seres vivientes iban desnudos.

Las ropas, por consiguiente, debían de ser un signo de distinción y grandeza; la divisa de la superioridad del hombre sobre todos los demás animales, puesto que seguramente no existiría ningún otro motivo para ponerse aquellas prendas tan horribles.

Muchas lunas atrás, cuando era bastante más pequeño, Tarzán había deseado tener la piel de Sabor, la leona, de Numa, el león, o de Sheeta, el leopardo, para cubrir su cuerpo desprovisto de pelo, para conseguir que dejara de parecerse al de Histah, la repulsiva serpiente. Ahora, sin embargo, se enorgullecía de su piel tersa, porque eso indicaba que descendía de una raza portentosa, y en su ánimo se debatían los contradictorios deseos de ir desnudo para proclamar que descendía de un linaje superior o vestir aquellas horribles e incómodas prendas para acomodarse a las costumbres y estilo de sus ascendientes.

Mientras la tribu seguía avanzando lentamente por la selva, tras haberse cruzado con Sabor, Tarzán continuó dándole vueltas en la cabeza al estupendo plan que maquinaba para eliminar a su enemiga. Durante muchas jornadas apenas pudo pensar en otra cosa.

Aquel día, sin embargo, otros intereses más inmediatos reclamaron su atención.

De pronto, pareció que había llegado inopinadamente la medianoche; cesaron los ruidos de la selva; los árboles se quedaron inmóviles, como paralizados y expectantes a la espera de una inminente catástrofe. Toda la naturaleza aguardaba... pero no por mucho tiempo.

A lo lejos empezó a sonar una especie de gemido tenue y bajo. A medida que se acercaba, su volumen fue aumentando y aumentando.

Los árboles se doblaron al unísono, inclinándose hacia el suelo como si una mano inmensa los empujara. Siguieron acercándose al suelo y aún no se oía ningún ruido, salvo el profundo y sobrecogedor gemir del viento.

Luego, de pronto, los gigantes de la selva retrocedieron bruscamente para recobrar la verticalidad y sus formidables copas fustigaron el aire con una protesta ensordecedora. Un estallido de luz vivísima centelleó entre el remolino de nubarrones negros como la tinta. El retumbante fragor del trueno surcó el espacio como un desafío de meteoros coléricos. Llegó el diluvio... y un infierno se desencadenó sobre la selva.

Tiritando a causa de la gélida lluvia, los monos de la tribu se acurrucaron en la base de los gigantescos árboles. Los relámpagos zigzagueaban y horadaban rutilantes la negrura celeste, desparramando súbitas claridades que permitían ver fugazmente el frenético agitarse de las ramas y la curvatura casi imposible de los troncos de los árboles.

De cuando en cuando, algún añoso patriarca del bosque, hendido por algún rayo ígneo, se derrumbaba desgajado entre los árboles circundantes, arrastraba en su caída a unos cuantos vecinos de menor talla y aumentaba así la confusión de la selva tropical.

Ramas de todos los tamaños, grandes y pequeñas, que la ferocidad del huracán arrancaba de cuajo, surcaban el aire entre el verdor de unas plantas que parecían un torbellino vegetal, llevando la muerte y la destrucción a un sinfín de infelices moradores de aquel pobladísimo mundo silvestre.

Durante horas, la implacable furia del ciclón continuó ensañándose sin dar muestras de querer amainar, y la tribu siguió encogida y aterrada al pie de los árboles. En constante peligro a causa de los troncos y ramas que no cesaban de caer y petrificada de miedo ante el vívido resplandor de los relámpagos y del mugido espeluznante de los truenos. Allí continuaron hechos ovillos, sumidos en la desdicha, a la espera de que pasara la tormenta.

El fin se produjo tan súbitamente como el principio. Cesó el viento, brilló el sol... y la naturaleza sonrió de nuevo.

Las hojas y ramas goteantes y los húmedos pétalos de las preciosas flores relucieron otra vez bajo el esplendor del día que regresaba. Y... del mismo modo que la Naturaleza olvidó, sus hijos también olvidaron.

Pero la vida continuó de la misma manera que había estado desarrollándose antes de la oscuridad y el pánico.

Sin embargo, una claridad de amanecer había iluminado el cerebro de Tarzán: una luz que llegó para explicarle el misterio de la ropa. ¡Qué cómodo se habría sentido abrigado por la gruesa piel de Sabor! Esa idea añadió un nuevo estímulo a la aventura.

La tribu permaneció varios meses remoloneando por las cercanías de la playa en la que se alzaba la cabaña de Tarzán. El muchacho dedicaba al estudio una gran parte de su tiempo, pero siempre que deambulaba por la foresta llevaba la cuerda a punto y fueron muchos los pequeños animales que cayeron en la trampa del lazo corredizo, que el muchacho lanzaba con gran rapidez y habilidad.

Una vez, el lazo cayó en torno al corto cuello de Horta, el jabalí, y la frenética cabriola que ejecutó el sobresaltado animal para librarse del nudo corredizo derribó a Tarzán de la rama donde se encontraba al acecho y desde la que había arrojado la ondulante soga.

El vigoroso verraco salvaje dio media vuelta cuando oyó el ruido del impacto del cuerpo contra el suelo y, al ver que se trataba de la fácil presa de un mono pequeño, bajó la cabeza y se precipitó como loco sobre el sorprendido Tarzán.

Por fortuna para éste, la caída no le había producido daño alguno, ya que aterrizó como un gato, con las cuatro extremidades dispuestas para amortiguar el golpe. Se puso en pie automáticamente y, con la agilidad propia del mono que casi era, se refugió en la seguridad de un rama baja, mientras Horta, el jabalí, comprobaba lo inútil de su embestida.

El incidente fue una más de las experiencias que aleccionaron a Tarzán acerca de las limitaciones y las posibilidades de su singular arma.

En esa ocasión perdió una cuerda larga, pero obtuvo una enseñanza importante. Comprendió que, de haber sido Sabor quien le derribara de la rama del árbol, el resultado del lance habría sido muy distinto, porque, indudablemente, la operación le hubiera costado la vida.

Le llevó muchos días trenzar una soga nueva, pero cuando finalmente la tuvo, salió decidido a cazar y se apostó en una rama que dominaba el bien pateado sendero que conducía al agua.

Pasaron por debajo varias posibles víctimas, pero eran de menor cuantía y no se molestó en lastimarlas. No deseaba piezas tan insignificantes. Intentaría apoderarse de un animal fuerte para probar la eficacia de su nuevo proyecto.

Llegó por fin la presa por la que Tarzán suspiraba. Con los flexibles nervios ondulantes bajo la piel radiante, apareció Sabor, la leona, lustrosa y corpulenta.

Sus grandes patas de planta acolchada se posaban suaves y silenciosas en el piso de la estrecha senda. Llevaba erguida la cabeza, siempre vigilante su atención; la larga cola se agitaba en lentas ondulaciones rebosantes de gracia.

Se fue aproximando paulatinamente a la rama en la que Tarzán de los Monos se mantenía al acecho, con el rollo de la larga cuerda en la mano, preparado.

Semejante a una estatua de bronce, tan inmóvil como si estuviese muerto, Tarzán aguardaba. Sabor pasaba por debajo. Un paso más..., otro..., el tercero... El lazo salió disparado silenciosamente por encima de la leona. Durante un segundo el nudo corredizo pareció suspendido sobre la cabeza del animal, como una serpiente, y entonces, mientras Sabor levantaba la vista para detectar el origen del rumor sibilante de la cuerda, el lazo cayó alrededor de su cuello. Tarzán dio un tirón y el nudo corredizo tensó la cuerda en tomo a la glaseada garganta. Acto seguido, el muchacho largó cordel y se sostuvo con ambas manos.

Sabor estaba atrapada.

La sorprendida leona dio un salto para adentrarse en la espesura de la jungla, pero Tarzán no estaba dispuesto a perder aquella cuerda como había perdido la anterior. La experiencia le había aconsejado tomar precauciones. La leona dio otro salto, pero antes de que hubiese recorrido con él la mitad del espacio previsto, la cuerda se había tensado. El cuerpo del animal dio una voltereta en el aire y cayó de espaldas contra el suelo, con seco impacto. Tarzán se había apresurado a atar el extremo de la cuerda al tronco del gigantesco árbol en el que estaba subido.

Hasta aquel punto, el plan había salido a la perfección, pero la siguiente maniobra le resultó mucho más peliaguda. Lo comprobó cuando cogió la cuerda, se afianzó en la horquilla formada por dos ramas e intentó izar y dejar suspendida del árbol aquella impresionante bestia de músculos de acero, que no cesaba de revolverse furiosa, de lanzar temibles zarpazos y no menos aterradores mordiscos.

El peso de la vieja Sabor era enorme y cuando clavaba las uñas en alguna parte, sólo Tabor, el mismísimo elefante, hubiera podido arrastrarla y alejarla de su anclaje.

La leona se encontraba de nuevo en el sendero, en un punto desde el que podía ver al autor del ultraje al que se la sometía. De su garganta brotó un rugido iracundo al tiempo que se elevaba repentinamente en el aire hacia Tarzán, pero cuando el salto llevó su formidable cuerpo a la rama que ocupaba Tarzán, éste ya no estaba allí.

Se había impulsado ágilmente hacia una rama más pequeña y se encontraba a unos seis metros por encima de la furibunda leona enlazada. La colérica fiera permaneció un momento cruzada encima de la rama, mientras Tarzán se burlaba de ella y le arrojaba frutos y trozos de rama al desprotegido rostro.

La bestia se dejó caer al suelo y Tarzán descendió rápidamente para agarrar la cuerda, pero Sabor había descubierto ya que lo que la retenía no era más que una delgada soga. Así que la cogió entre sus poderosas mandíbulas y la cortó antes de que Tarzán tuviese tiempo de tensar por segunda vez el asfixiante lazo.

El muchacho se sintió muy dolido. Su bien tramado plan se había disuelto hasta quedar en nada, de modo que no tuvo más remedio que consolarse sacando de quicio un poco más a su enemiga: se sentó en la rama y procedió a dirigir chillidos y muecas socarronas a la rugiente criatura que tenía debajo.

Sabor paseó de un lado a otro, al pie del árbol, durante horas. En cuatro ocasiones encogió el cuerpo y saltó con ánimo de echarle la zarpa al danzarín espíritu burlón de las alturas, pero fue lo mismo que si hubiese querido atrapar el ilusorio viento que susurraba a través de las copas de los árboles.

Por último, Tarzán se cansó del juego y, tras dedicar a Sabor un alarido desafiante y lanzarle un fruto pasado de maduro, que fue a estrellarse, blando, viscoso, contra la cara de su enemiga, emprendió una rápida retirada de árbol en árbol y, desplazándose a cosa de treinta metros sobre el suelo, en muy breve espacio de tiempo estuvo de nuevo entre los miembros de su tribu.

Les refirió los detalles de su aventura, no sin sacar pecho y ejecutar los pavoneos de rigor para dejar adecuadamente impresionados a sus más hostiles y empedernidos rivales, mientras que a Kala le faltaba poco para ponerse a bailar de puro orgullo y alborozo.