Read synchronized with  English  Russian 
Tárzan de los monos.  Edgar Rice Burroughs
Capítulo 14. A merced de la selva
< Prev. Chapter  |  Next Chapter >
Font: 

Una vez Clayton desapareció en el interior de la jungla, los marineros de la amotinada tripulación del Arrow procedieron a debatir cuál sería su siguiente paso. En una cosa se pusieron todos de acuerdo en seguida: debían trasladarse ya mismo al anclado Arrow, a bordo del cual al menos se encontrarían a salvo de las jabalinas de aquel anónimo enemigo. Y mientras Jane Porter y Esmeralda permanecían resguardadas dentro de la cabaña, la medrosa tripulación de facinerosos se dirigió al buque, remando a toda prisa en los dos botes en que se llegaron a tierra.

Tarzán había presenciado aquel día tantos y tan insólitos acontecimientos que la cabeza le daba vueltas como si tuviera dentro un torbellino. Lo más maravilloso de todo, sin embargo, fue el rostro de la bonita muchacha blanca.

Allí estaba, por fin, alguien de su propia especie; de eso no le cabía la menor duda. Y el joven y los dos hombres de edad también lo eran; tenían el aspecto que su imaginación asignó a las personas de su raza.

Pero también resultaba indudable que eran tan feroces y crueles como los otros hombres que había visto. La circunstancia de que sólo unos cuantos miembros de la partida fuesen desarmados tal vez era lo único que explicaba el que no hubiesen matado a nadie. Quizá se comportarían de modo muy distinto si contasen con armas.

Tarzán había observado que el joven recogía y se guardaba debajo de la camisa el revólver que se le cayó al herido Snipes; también había visto que se lo traspasó disimuladamente a la muchacha, cuando ésta se disponía a entrar en la cabaña.

No comprendía en absoluto los motivos ocultos detrás de todo lo que había presenciado, pero se daba cuenta, instintivamente, de que le caían bien el joven y los dos hombres de edad y, en cuanto a la muchacha, experimentaba una extraña emoción que no acababa de entender. Respecto a la mujer de color, era evidente que estaba relacionada de algún modo con la chica, lo cual también le gustaba.

Hacia los marineros, en especial hacia Snipes, sentía un profundo aborrecimiento. Sus gestos amenazadores y la expresión diabólica de sus rostros le indicaron que eran enemigos de los otros integrantes de la partida, así que decidió no perderlos de vista.

Se preguntó Tarzán por qué se habrían adentrado en la selva los tres hombres y ni por asomo se le ocurrió que pudieran perderse en aquel laberinto, un terreno que para él era tan claro como pueda ser para vosotros la calle principal de la ciudad en que vivís.

Cuando vio que los marineros se alejaban a golpe de remo en dirección al barco y como sabía que la muchacha y su acompañante se encontraban a salvo dentro de la cabaña, Tarzán decidió marchar en pos del joven y enterarse de sus posibles intenciones. Se desplazó velozmente en la dirección que había tomado Clayton y no tardó en oír, debilitadas por la distancia, las voces que de vez en cuando emitía el inglés llamando a sus compañeros.

En seguida estuvo Tarzán a la altura del joven blanco, quien, fatigado de veras, se apoyaba en el tronco de un árbol y se enjugaba la sudorosa frente. Oculto detrás de la cortina del follaje, sentado en una alta rama, el hombre-mono observó con atención aquel nuevo espécimen de su misma raza.

A intervalos más o menos regulares, Clayton repetía su sonora llamada y, por último, Tarzán comprendió que estaba buscando a los hombres de edad.

Se disponía el hombre-mono a adelantarse para buscarlos él, cuando vislumbró fugazmente el destello amarillento de una piel lustrosa que avanzaba sigilosamente por la jungla, en dirección a Clayton.

Era Sheeta, el leopardo. Tarzán oyó el suave rumor de las hierbas al plegarse y se preguntó por qué el joven blanco no se apercibía del peligro. ¿Acaso no había captado aquel aviso tan estrepitoso? Tarzán nunca había visto actuar a Sheeta con tanta torpeza.

No, el hombre blanco no oía nada. Sheeta había contraído el cuerpo preparándose para saltar y, entonces, la quietud de la selva saltó hecha añicos al surcar el aire el penetrante grito de desafío del mono. El leopardo se revolvió y aterrizó estruendosamente entre la maleza.

El susto hizo que Clayton se irguiera de golpe. La sangre se le heló en las venas. En la vida había estallado en sus oídos un ruido tan sobrecogedor. No era ningún cobarde, pero si hubo alguna vez un hombre al que los gélidos dedos del pánico estrujasen el corazón, ese hombre fue William Cecil Clayton, primogénito de lord Greystoke de Inglaterra, en el momento de sufrir tan pavorosa experiencia en las frondas de la selva africana.

Los crujidos que produjo aquel cuerpo de enormes proporciones al atravesar la maleza junto a él y perderse en la jungla, así como el alarido aterrador que resonó por encima de su cabeza sometieron a dura prueba el valor de Clayton, llevando al muchacho al limite de su resistencia, aunque no podía saber que precisamente aquel grito iba a salvarle la vida, como también ignoraba que la persona que lo profería era su propio primo... el auténtico lord Greystoke.

La tarde se aproximaba a su término y Clayton, descorazonado y desalentado, se encontraba presa de un terrible desconcierto, sin saber qué rumbo tomar; si seguir buscando al profesor Porter, a riesgo de perder la vida en la selva durante la noche, un peligro casi cierto, o regresar a la cabaña, donde al menos estaría en situación de proteger a Jane de las amenazas que sin duda los acosarían por todas partes.

No quería volver al campamento sin su padre; pero se le encogía el alma ante el pensamiento de dejar a la muchacha sola e indefensa en manos de los sediciosos del Arrow o frente a los mil peligros desconocidos de la selva.

Pensó que también era posible que el profesor y Philander hubiesen regresado ya al campamento. Sí, era más que probable. Le pareció que lo mejor sería volver a comprobarlo, antes que continuar con aquella búsqueda que parecía absolutamente infructuosa. Adoptada esa determinación, echó a andar, tropezando con matorrales y arbustos, hacia el punto donde suponía se encontraba la cabaña.

Ante la sorpresa de Tarzán, el joven fue adentrándose en la jungla, en dirección a la aldea de Mbonga, lo que hizo comprender al sagaz hombre-mono que el muchacho andaba completamente desorientado.

Era algo que a Tarzán le resultaba poco menos que incomprensible; pero su raciocinio le indicaba que nadie se arriesgaría a acercarse a la aldea de los hombres negros armado sólo con un venablo que, a juzgar por la forma desmañada en que lo esgrimía, era a todas luces un arma que el joven blanco no estaba acostumbrado a manejar. Por otra parte, tampoco seguía el rastro de los ancianos. Estos habían pasado por allí mucho rato antes, cosa que era clara y evidente a los ojos de Tarzán.

El hombre mono estaba perplejo. En cuestión de muy poco la implacable selva podría acabar fácilmente con aquel intruso desconocido e inerme, si él, Tarzán, no se apresuraba a conducirle a la playa.

Sí, allí estaba Numa, el león, que ya acechaba al hombre, a una docena de pasos por la derecha de su presa.

Clayton oyó el ruido que provocaba el paso de aquel corpachón que avanzaba paralelamente al suyo y entonces rasgó el aire de la tarde el tonante rugido de la fiera. El hombre se detuvo en seco, enarboló la jabalina y se situó de cara a la maleza por la que había llegado el terrible sonido. Las sombras se espesaban, la oscuridad de la noche descendía rápidamente.

¡Santo Dios! ¡Morir allí solo, entre las fauces de las bestias salvajes, desgarrado y despedazado! ¡Sentir sobre el rostro el cálido aliento de la fiera, segundos antes que las garras le destrozasen a uno el torso!

Durante unos segundos, la inmovilidad fue allí total. Clayton permaneció rígido, levantado el venablo. Un tenue crujido entre los matorrales le advirtió del sigiloso avance del animal que se encontraba al otro lado. El cuerpo se encogía, disponiéndose para el salto. Lo vio por fin, a unos seis metros de distancia... un cuerpo alargado, flexible y musculoso, de rojiza y enorme cabeza coronada por una espléndida melena negra.

El felino avanzaba morosamente, con el vientre pegado al suelo. Se detuvo al tropezar sus ojos con los de Clayton y lenta, cautelosamente, encogió los cuartos traseros para impulsar el salto.

El hombre contempló angustiado a la fiera, sin atreverse a arrojar la jabalina, incapaz de emprender la huida.

Percibió un ruido en lo alto del árbol, por encima de su cabeza. Pensó que se cernía sobre él algún nuevo peligro, pero no se atrevió a apartar la vista de las pupilas verde amarillas que tenía delante. Se oyó un sonido vibrante, como si se hubiera roto la cuerda de un banjo y, casi simultáneamente, una saeta fue a clavarse en la piel amarilla del agazapado león.

Al tiempo que soltaba un rugido de rabioso dolor, la fiera saltó, pero Clayton, sin saber muy bien cómo, se las arregló para echarse a un lado y, tras esquivar la acometida, al volver de nuevo la cabeza para encarar al rey de la selva, se quedó de una pieza al contemplar horrorizado el cuadro que tenía ante los ojos. Casi al mismo tiempo que el león daba media vuelta para insistir en su ataque, un gigante medio desnudo se descolgó del árbol y cayó justamente sobre el lomo del felino.

Como el rayo, un brazo que parecía estar formado por un conjunto de tiras de músculos de acero se ciñó alrededor del enorme cuello del león y la gigantesca bestia se vio levantada por los cuartos traseros y sus patas se agitaron en el aire, mientras las fauces rugían... El recién llegado lo levantó como Clayton hubiese levantado a un perrito lulú.

La escena que presenció aquel atardecer en las profundidades de la selva africana quedó grabada a fuego en el cerebro del joven inglés.

El hombre que tenía ante sí era la personificación del ideal físico, de la fortaleza apolínea; sin embargo, no dependía de eso en su combate con el gran felino ya que, por muy poderosos que fueran sus músculos, no podían compararse con los de Numa. La supremacía de aquella perfección humana se debía a la agilidad, a la inteligencia... y al largo y afilado cuchillo que empuñaba.

Su brazo derecho rodeó el cuello del león, mientras la mano zurda le clavaba el cuchillo una y otra vez detrás de la paletilla izquierda, que carecía de protección. La enfurecida bestia, se levantó hasta sostenerse sobre los cuartos traseros y forcejeó, impotente en aquella postura antinatural.

Es posible que, de haber durado la lucha unos segundos más, el resultado hubiera sido distinto, pero todo ocurrió con tal rapidez que el león apenas tuvo tiempo de recobrarse de la sorpresa y la confusión antes de desplomarse sin vida contra el suelo.

Entonces, la extraña figura que lo había vencido se irguió sobre el cadáver, echó hacia atrás la salvaje y hermosa cabeza y lanzó al viento un grito aterrador, idéntico al que momentos antes había puesto a Clayton los nervios de punta.

Vio ante sí la figura de un hombre joven, completamente desnudo, salvo por el taparrabos y los bárbaros adornos que lucía en los brazos y las piernas; en el pecho, destacaba sobre la morena piel un guardapelo con un diamante de valor incalculable.

El cuchillo de monte había vuelto a su tosca vaina y el hombre estaba recogiendo el arco y la aljaba de las flechas del lugar a donde los había arrojado cuando saltó para lanzarse contra el león.

Clayton se dirigió en inglés a aquel desconocido, al que agradeció la valerosa ayuda que le había prestado y al que felicitó por la espléndida fortaleza y habilidad de que hizo gala, pero la única respuesta que obtuvo fue una firme y directa mirada y un encogimiento de aquellos hombros poderosos, gestos que lo mismo podían significar que los servicios prestados no tenían importancia o que el singular individuo desconocía la lengua de Clayton.

El salvaje -porque Clayton pensaba que era un salvaje- volvió a colgarse al hombro el arco y el carcaj. Luego desenvainó de nuevo el cuchillo y, con hábiles tajos, cortó una docena de tiras de carne del cuerpo del león. Después, se sentó en cuclillas y procedió a comérselas, no sin antes invitar a Clayton, con un gesto, a participar en el refrigerio.

Los blancos y fuertes dientes del hombre de la selva se hundieron con evidente delectación en la carne cruda, de la que goteaba sangre, pero a Clayton le resultó de todo punto imposible compartir con su extraño anfitrión una comida que no había pasado por el fuego. Se limitó a contemplarle y, en un momento determinado, le asaltó el convencimiento de que aquel hombre era Tarzán de los Monos, el autor de la nota que por la mañana había visto clavada en la puerta de la cabaña.

En cuyo caso debía hablar inglés.

Clayton intentó de nuevo entablar conversación con el hombre mono, pero las réplicas orales de éste, expresadas en una lengua extraña, parecían una mezcla de parloteo propio de los simios y gruñidos de alguna fiera salvaje.

No, no podía tratarse de Tarzán de los Monos, puesto que, indudablemente, aquel hombre ignoraba profunda y completamente el idioma inglés.

Una vez dio por concluido su piscolabis, Tarzán se puso en pie, señaló en una dirección muy distinta a la que llevaba Clayton y echó a andar a través de la floresta, hacia el punto que había indicado.

Sorprendido y confuso, Clayton vaciló; dudaba en seguirle porque creía que, de hacerlo, se hundiría más en las profundidades laberínticas de la selva. Pero, al ver que no se decidía a seguirle, el hombre mono regresó, le agarró por la chaqueta y tiró de él hasta estar seguro de que Clayton había entendido lo que se esperaba que hiciese. Entonces le dejó para que le siguiera por propia voluntad.

El inglés acabó por llegar a la conclusión de que le había cogido prisionero y no vio más alternativa que acompañar al hombre que le había capturado. Así avanzaron despacio por la jungla mientras el negro manto de la impenetrable noche de la selva se abatía sobre ellos y Clayton percibía a su alrededor el subrepticio rumor de pasos de las acolchadas garras de las fieras que se entremezclaba con el leve chasquido de las ramitas y los gritos y llamadas de los salvajes pobladores de aquella exuberante espesura.

De súbito, Clayton oyó un disparo cuya detonación llegaba atenuada por la distancia. Sólo un disparo, y luego silencio.

En la cabaña de la playa, dos aterrorizadas mujeres se acurrucaban en el banco, abrazadas, mientras la creciente oscuridad las envolvía en su negrura.

La negra sollozaba histéricamente, lamentando el amanecer de aquel desventurado día en que partió de su querido Maryland, mientras la muchacha blanca, secos los ojos y exteriormente tranquila la actitud, sentía en su interior mil temores y presagios funestos que le desgarraban el ánimo. Más que por sí misma, el miedo era por los tres hombres que andaban errabundos por las profundidades abismales de la jungla salvaje, de la que llegaban a sus oídos los incesantes gritos y rugidos, gruñidos y ladridos de los feroces habitantes de aquella selva que merodeaban a la búsqueda de presas.

En aquel instante se produjo el rumor de un cuerpo pesado que se restregaba contra la puerta de la cabaña. Jane Porter oyó el ruido de las pisadas de unas acolchadas zarpas que pisaban el suelo exterior. Hubo una pausa de silencio, un silencio intenso, que sólo permitía percibir el tenue murmullo que llegaba de la jungla. La joven distinguió entonces con tota claridad los resoplidos de una animal que olfateaba la puerta, a medio metro de donde la joven se encontraba. Jane Porter se estremeció instintivamente y se oprimió más contra la mujer negra.

-Chist! -susurró-. ¡Silencio, Esmeralda!

Porque, según parecía, fueron los sollozos y gemidos de la negra lo que atrajo al animal que acechaba al otro lado del exiguo muro de la cabaña.

Sonó en la puerta el rumor agudo de unos arañazos. La fiera intentaba entrar a la fuerza; pero los rasguños cesaron y la muchacha oyó otra vez los pasos cautelosos de unas patas acolchadas que daban la vuelta alredededor de la construcción. Los pasos se detuvieron... debajo de la ventana en la que estaban fijos los aterrados ojos de la muchacha.

-¡Santo Dios! -murmuró, porque entonces, tras el marco del pequeño rectángulo de la enrejada ventana, se recortó contra el fondo celeste que iluminaba la luna la silueta de la cabeza de una leona enorme. Los brillantes ojos del felino estaban ferozmente clavados en Jane Porter.

-¡Mira, Esmeralda! -susurró la joven-. ¿Qué vamos a hacer? ¡Mira! ¡Rápido! ¡La ventana!

Acobardadísima, Esmeralda se arrimó todavía más a su señora, al tiempo que dirigía una mirada al rectángulo de claridad lunar que constituía la ventana, en el preciso instante en que la leona emitía un rugido sordo y salvaje.

Lo que vio la negra resultó excesivo para sus sobrecargadamente tensos nervios.

-¡Dios me valga! -exclamó, para desplomarse contra el suelo, sin sentido, como una masa inerte.

Durante lo que pareció una eternidad, el colosal felino permaneció erguido, con las patas delanteras apoyadas en el alféizar de la ventana, sin hacer otra cosa que mirar con ojos fieros al interior del cuarto. Al final, probó la resistencia de la reja, tratando de romperla con las enormes zarpas.

Jane Porter estaba casi sin aliento, de tanto contener la respiración, cuando observó, aliviada, que la cabeza de la leona había desaparecido. Oyó que los pasos se alejaban de la ventana. Pero se dirigieron nuevamente a la puerta y se reanudaron los arañazos; en esa ocasión con creciente energía, hasta el punto de que, en sus frenéticas ansias de caer sobre sus víctimas indefensas, el robusto animal empezó a arrancar astillas del macizo paño de madera.

De haber sabido Jane lo fuerte que era aquella puerta, construida pieza a pieza, no habría experimentado el más mínimo temor de que la leona pudiese llegar hasta ellas a través de aquel acceso.

Y poco podía John Clayton imaginarse, cuando fabricaba aquella tosca pero formidable barrera, que un día, veinte años después, iba a servir para proteger a una bonita joven estadounidense, que por entonces aún no había nacido, impidiendo que perdiese la vida bajo las garras y entre las fauces de una fiera devoradora de seres humanos.

Veinte minutos cumplidos estuvo la leona olfateando y arañando la puerta, alternativamente. De vez en cuando emitía un sordo y selvático rugido de rabia. Al final, sin embargo, cedió en sus intentos y la muchacha la oyó regresar a la ventana, al pie de la cual hizo una breve pausa, antes de proyectar todo su enorme peso contra la reja, bastante deteriorada ya por el paso del tiempo y la acción de los elementos atmosféricos.

Jane Porter oyó el crujido de las barras de madera al recibir el impacto; pero aguantaron y el robusto cuerpo del felino fue a parar al suelo.

Una y otra vez, la leona repitió la acometida, hasta que, al final, la horrorizada muchacha vio que cedía un trozo de la reja y, segundos después, por el hueco irrumpieron en la estancia una pata y la cabeza del animal.

Poco a poco, el cuello y los brazuelos poderosos fueron ampliando la abertura, al apartar los barrotes, y el elástico cuerpo fue adentrándose cada vez más en la habitación.

Como si estuviera en trance, la joven se incorporó, con la mano en el pecho, rebosantes de horror las pupilas que parecían incapaces de apartarse de las rugientes fauces de la bestia, que apenas se encontraban a tres metros de ella. A los pies de la joven yacía la postrada figura de Esmeralda. Si pudiera hacerla recobrar el sentido, acaso entre las dos, combinando sus esfuerzos, lograran rechazar a aquella fiera intrusa, despiadada y sedienta de sangre.

Jane se inclinó para coger por un hombro a la mujer negra. La sacudió con cierta rudeza.

-¡Esmeralda! ¡Esmeralda! -conminó la muchacha-. ¡Ayúdame o estamos perdidas!

Esmeralda abrió los ojos despacio. Lo primero con que tropezaron fueron los colmillos babeantes de la hambrienta leona.

La pobre mujer soltó un grito de terror, se puso a gatas y en tal postura, sobre las manos y las rodillas, se desplazó por el cuarto, al tiempo que chillaba, a pleno pulmón:

-¡Ay de mí, ay de mí! ¡Que el Señor me valga!

Esmeralda pesaba unos ciento veinticinco kilos, y su extraordinaria viveza al moverse, unida a su no menos extraordinaria corpulencia, producían un resultado de lo más asombroso cuando decidía trasladarse a cuatro patas.

La leona se quedó inmóvil, mirando hipnotizada a la regateante Esmeralda, cuya meta parecía ser el armario, dentro del cual daba la impresión de estar dispuesta a alojar su inmensa humanidad; pero como los estantes sólo tenían un hueco de veinte a veinticinco centímetros, sólo consiguió meter allí la cabeza; a la vista de su fracaso, dejó oír un chillido que convertía en insignificantes el conjunto de ruidos de la selva y, luego, se desmayó otra vez.

Con el desvanecimiento de Esmeralda, la leona reanudó sus esfuerzos para conseguir que su cuerpo atravesara la cada vez más debilitada reja.

Apoyada en la pared del lado contrario, pálida y envarada, Jane Porter buscó desesperadamente con la vista alguna vía de escape. De pronto, su mano, que tenía oprimida contra el pecho, notó el duro contorno del revólver que Clayton le había entregado aquel mismo día, unas horas antes.

Tiró del arma rápidamente, la sacó del lugar donde lo había guardado, encañonó el rostro de la leona y apretó el gatillo.

A la llamarada del fogonazo y al estruendo de la detonación siguió el rugido de rabia y dolor con que respondió la fiera.

Jane Porter vio desaparecer de la ventana la inmensa figura que la llenaba y luego se desmayó. El revólver cayó a su lado.

Pero Sabor no había muerto. El balazo no hizo sino causarle una herida dolorosa en la paletilla. Lo que la impulsó a retirarse momentáneamente fue la sorpresa causada por el deslumbrante relampagueo y el ruido ensordecedor del disparo.

Al cabo de un momento volvía a atacar el enrejado y sus garras furibundas descargaron zarpazo tras zarpazo, pero los efectos de sus golpes eran menores, puesto que la extremidad herida le era prácticamente inútil.

Veía a su presa las dos mujeres tendidas inconscientes en el suelo. Y no quedaba resistencia que superar. Tenía delante una buena ración de comida y, para disponer de ella sólo debía pasar al otro lado de la reja. Poco a poco, centímetro a centímetro, su voluminoso cuerpo fue colándose por la brecha que había abierto. La cabeza ya estaba al otro lado, una pata y la paletilla estaban a medio camino.

Levantó la pata herida, con todo el cuidado del mundo, para llevarla lentamente hacia el otro lado de los barrotes que se ceñían en torno a la extremidad.

Segundos después, una vez pasaron ambas paletillas, se deslizarían rápidamente el largo y ondulante cuerpo y la estrecha grupa.

Y en ese preciso instante Jane Porter abrió de nuevo los ojos.