Read synchronized with  English  French  German  Russian 
< Prev. Chapter  |  Next Chapter >
Font: 

El Nilo. - La montaña temblorosa. - Recuerdos de casa. - Las narraciones de los árabes. - Los nyamnyam. - Reflexiones sensatas de Joe. - El Victoria da bordadas. - Las ascensiones aerostáticas. - Madame Blanchard

-¿Cuál es nuestra dirección? -preguntó Kennedy a su amigo, que estaba consultando la brújula.

-Norte-noroeste.

-¡Entonces no es norte!

-No, Dick, y creo que nos resultará difícil llegar a Gondokoro. Lo siento; pero, en fin, hemos enlazado las exploraciones del este con las del norte y, por consiguiente, no podemos quejarnos.

El Victoria se alejaba poco a poco del Nilo.

-Quiero dirigir una última mirada -dijo el doctor- a esta altitud infranqueable que nunca han podido traspasar los más intrépidos viajeros. Ahí están esas intratables tribus que mencionan Petherick, D'Arnaud, Miani y el joven viajero Lejean, a quien se deben los mejores trabajos sobre el Alto Nilo.

-¿Quiere eso decir -preguntó Kennedy- que nuestros descubrimientos concuerdan con los presentimientos de la ciencia?

-Completamente. Las fuentes del Nilo Blanco, del Bahr-el-Abiad, están sumergidas en un lago que parece un mar; allí es donde el río nace. Sin lugar a dudas, la poesía saldrá perdiendo, pues gustaba atribuirle a este rey de los ríos un origen celestial. Los antiguos lo llamaron oceano, y algunos creyeron que procedía directamente del sol. Pero es preciso ceder y aceptar de vez en cuando lo que la ciencia nos enseña. Quizá no haya sabios siempre; pero siempre habrá poetas.

-Aún se distinguen cataratas -dijo Joe.

-Son las cataratas de Makedo, a tres grados de latitud. ¡No hay nada más exacto! ¡Qué lástima que no hayamos podido seguir por espacio de algunas horas el curso del Nilo!

-Y allá abajo, delante de nosotros -dijo el cazador-, distingo la cima de una montaña.

-Es el monte Logwek, la montaña temblorosa de los árabes. Toda esta comarca ha sido explorada por Debono, que la recorría bajo el nombre de Letif Effendi. Las tribus próximas al Nilo son enemigas unas de otras y tienden a exterminarse mutuamente.

Imaginaos cuántos peligros habrá tenido que afrontar Debono.

El viento conducía al Victoria hacia el noroeste. Para evitar el monte Logwek, fue preciso buscar una corriente más inclinada.

-Amigos –dijo el doctor a sus dos compañeros-, ahora empezaremos verdaderamente nuestra travesía africana. Hasta hoy apenas hemos hecho mas que seguir las huellas de nuestros predecesores. En lo sucesivo nos lanzaremos a lo desconocido. ¿Nos faltará valor?

-No -respondieron a un mismo tiempo Dick y Joe.

-¡Adelante, pues, y que el cielo nos proteja!

A las diez de la noche, sobrevolando hondonadas, bosques y aldeas dispersas, los viajeros llegaban a la vertiente de la montaña temblorosa, pasando por entre sus inhabitadas colinas.

Aquel memorable día 23 de abril, en quince horas de marcha habían recorrido, a impulsos de un viento fuerte, una distancia de más de trescientas quince millas.

Pero esta última parte del viaje les había dejado una impresión triste. Reinaba en la barquilla un silencio completo. ¿Estaba el doctor Fergusson reflexionando en sus descubrimientos? ¿Pensaban sus dos compañeros en aquella travesía por regiones desconocidas? Algo de eso había, sin duda, mezclado con los más vivos recuerdos de Inglaterra y de los amigos lejanos. Joe era el único que daba muestras de una despreocupada filosofía, pareciéndole muy natural que la patria no estuviese allí estando en otra parte; pero respetó el silencio de Samuel Fergusson y de Dick Kennedy.

A las diez de la noche el Victoria «fondeó» en un punto de la montaña temblorosa; los expedicionarios cenaron debidamente y se durmieron, quedando, como siempre, uno de ellos de guardia.

Al día siguiente se despertaron más serenos. Hacía un tiempo delicioso y el viento era favorable; un almuerzo condimentado con los chistes de Joe acabó de devolver el buen humor a todos.

La comarca que entonces recorrían confina con las montañas de la Luna y las del Darfur, y es casi tan extensa como toda Europa.

-Atravesamos, sin duda -dijo el doctor-, la tierra que se ha dado en llamar reino de Usoga. Algunos geografos afirman que en el centro de África hay una vasta depresión, un inmenso lago central. Veremos si tal teoría tiene algún viso de verdad.

-Pero ¿cómo se ha podido hacer una suposicion semejante? -preguntó Kennedy.

-Por las narraciones de los árabes. Los árabes son muy aficionados a los cuentos, tal vez demasiado. Algunos viajeros, al llegar a Kazeh o a los Grandes Lagos, vieron esclavos procedentes de las comarcas centrales y les pidieron noticias de su país. De este modo reunieron un legajo de documentos que les sirvieron de base para elaborar teorías. En el fondo de todo eso siempre hay algo cierto, pues ya hemos visto que no se equivocaban respecto al nacimiento del Nilo.

-En efecto, no se equivocaban -respondió Kennedy.

-Basándose en esos documentos se han trazado mapas, entre ellos el que tengo a la vista para que me sirva de guía y que me propongo rectificar en caso necesario.

-¿Toda esta región está habitada? -preguntó Joe.

-Sin duda, y mal habitada, por cierto -respondió el doctor.

-Me lo figuraba.

-Estas tribus dispersas se hallan agrupadas bajo la denominación genérica de nyam-nyam, y este nombre no es más que una onomatopeya tomada del ruido que produce la masticación.

-¡Perfectamente expresado! -dijo Joe-. ¡Nyam! ¡Nyam!

-Si tú, Joe, fueses la causa inmediata de esta onomatopeya, no te parecería tan perfecta.

-¿Qué quiere decir, señor?

-Que estos pueblos tienen fama de antropófagos.

-¿De veras?

-¡Y tan de veras! Se dijo también que estos indígenas estaban provistos de rabo, como la mayor parte de los cuadrúpedos; pero luego se reconoció que tal apéndice pertenecía a la piel de animal con que se vestían.

-¡Lástima! Un buen rabo va muy bien para espantar a los mosquitos.

-Es posible, Joe; pero debemos relegar eso del rabo a la categoría de las fábulas, como las cabezas de perro que el viajero Brun-Rollet atribuía a ciertos pueblos.

-¿Cabezas de perro? Para aullar y hasta para ser antropófago no me parece del todo mal.

-Lo que desgraciadamente no admite duda es la ferocidad de estos pueblos, muy ávidos de carne humana.

-Sentiría que probaran la mía -dijo Joe.

-¿De veras? -dijo el cazador.

-Como lo oye, señor Dick. Si estoy predestinado a ser comido en un momento de hambre, que sea en su provecho y en el de mi señor. Pero ¡servir de pasto a esos salvajes!

¡Me moriría de vergüenza!

-De acuerdo, Joe -dijo Kennedy-, contamos contigo si se da el caso.

-A su disposicion, senores.

-Adivino la treta -replicó el doctor-; lo que Joe quiere es que le tratemos a cuerpo de rey y lo engordemos -¡Tal vez! -respondió Joe-. ¡Los hombres somos tan egoístas!

Por la tarde, una niebla caliente que rezumaba del sol cubrió el cielo; apenas permitía distinguir los objetos, por lo que, temiendo chocar contra algún pico imprevisto, el doctor, a eso de las cinco, dispuso que se echase el ancla. No sobrevino ningún accidente durante la noche, pero la profunda oscuridad reclamó una vigilancia extrema.

Al amanecer del día siguiente el monzón sopló con gran violencia; el viento penetraba con ímpetu en las cavidades del globo y agitaba violentamente el apéndice por el que entraban los tubos de dilatación. Fue necesario sujetar los tubos con cuerdas, operación que Joe practicó muy hábilmente.

Al mismo tiempo, se aseguró de que el orificio del globo permanecía herméticamente cerrado.

-La importancia que eso tiene para nosotros -dijo el doctor Fergusson- es doble. En primer lugar, evitamos la pérdida de un gas precioso y, en segundo lugar, no dejamos a nuestro alrededor un reguero inflamable, al cual tarde o temprano prenderíamos fuego.

-Lo cual sería un incidente fastidioso -dijo Joe.

-Si tal sucediese, ¿caeriamos despeñados? -preguntó Dick.

-¡No! El gas ardería gradualmente y nosotros bajariamos poco a poco. De este accidente fue víctima Madame Blanchard, aeronauta francesa que prendió fuego a su globo disparando cohetes desde la barquilla. No cayó precipitada, y seguramente no habría muerto si no hubiese tenido la desgracia de que su barquilla chocase contra una chimenea, desde la cual cayó al suelo.

-Esperemos que no -dijo el cazador-. Hasta ahora nuestra travesla no me parece peligrosa, y no veo razon que nos impida llegar a nuestra meta.

-Ni yo tampoco, amigo Dick. Los accidentes han sido casi siempre causados por la imprudencia de los aeronautas o por la mala construcción de sus aparatos, y aun así, contándose por millares las ascensiones aerostáticas, no se consignan más que veinte accidentes que hayan ocasionado la muerte. En general, el momento de tomar tierra y el de empezar la ascensión son los más peligrosos, y durante ellos no debemos omitir precaución alguna.

-Ha llegado la hora de almorzar -dijo Joe-. Tendremos que contentamos con carne en conserva y café, hasta que al señor Kennedy se le presente la ocasión de regalarnos con una buena ración de venado.